An Egg

It was a car accident. Nothing particularly remarkable, but fatal nonetheless. You left behind a wife and two children. It was a painless death. The EMTs tried their best to save you, but to no avail. Your body was so utterly shattered you were better off, trust me.

And that’s when you met me.

“What… what happened?” You asked. “Where am I?”

“You died,” I said, matter-of-factly. No point mincing words.

“There was a… a truck and it was skidding…”

“Yup.” I said

“I… I died?”

“Yup. But don’t feel bad about it. Everyone dies.” I said.

You looked around. There was nothingness. Just you and me. “What is this place?” You asked. “Is this the afterlife?”

“More or less,” I said.

“Are you God?” You asked.

“Yup.” I replied. “I’m God.”

“My kids… my wife,” you said.

“What about them?”

“Will they be alright?”

“That what I like to see,” I said. “You just died and your main concern is for your family. That’s good stuff right there.”

You looked at me with fascination. To you, I didn’t look like God. I just looked like some man. Some vague authority figure. More of a grammar school teacher than the almighty.

“Don’t worry,” I said. “They’ll be fine. Your kids will remember you as perfect in every way. They didn’t have time to grow contempt for you. Your wife will cry on the outside, but will be secretly relieved. To be fair, your marriage was falling apart. If it’s any consolation, she’ll feel very guilty for feeling relieved.”

“Oh,” you said. “So what happens now? Do I go to heaven or hell or something?”

“Neither,” I said. “You’ll be reincarnated.”

“Ah,” you said. “So the Hindus were right.”

“All the religions are right in their own way,” I said. “Walk with me.”

You followed along as we strolled in the void. “Where are we going?” “Nowhere in particular,” I said. “It’s just nice to walk while we talk.”

“So what’s the point, then?” You asked. “When I get reborn, I’ll just be a blank slate, right? A baby. So all my experiences and everything I did in this life won’t matter.”

“Not so!” I said. “You have within you all the knowledge and experiences of all your past lives. You just don’t remember them right now.”

I stopped walking and took you by the shoulders. “Your soul is more magnificent, beautiful, and gigantic than you can possibly imagine. A human mind can only contain a tiny fraction of what you are. It’s like sticking your finger in a glass of water to see if it’s hot or cold. You put a tiny part or yourself into the vessel, and when you bring it back out, you’ve gained all the experiences it had.”

“You’ve been a human for the last 34 years, so you haven’t stretched out yet and felt the rest of your immense consciousness. If we hung out here for longer, you’d start remembering everything. But there’s no point doing that between each life.”

“How many times have I been reincarnated, then?”

“Oh, lots. Lots and lots. And into lots of different lives.” I said. “This time around you’ll be a Chinese peasant girl in 540 A.D.”

“Wait, what?” You stammered. “You’re sending me back in time?”

“Well, I guess technically. Time, as you know it, only exists in your universe. Things are different where I come from.”

“Where do you come from?” You pondered.

“Oh sure!” I explained. “I come from somewhere. Somewhere else. And there are others like me. I know you’ll want to know what it’s like there but you honestly won’t understand.”

“Oh.” you said, a little let down. “But wait. If I get reincarnated to other places in time, could I have interacted with myself at some point?”

“Sure. Happens all the time. And with both lives only aware of their own timespan you don’t even know it’s happening.”

“So what’s the point of it all?”

“Seriously?” I asked. “Seriously? Your asking me for the meaning of life? Isn’t that a little stereotypical?”

“Well it’s a reasonable question,” you persisted.

I looked in your eye. “The meaning of life, the reason I made this whole universe, is for you to mature.”

“You mean mankind? You want us to mature?”

“No. just you. I made this whole universe for you. With each new life you grow and mature, and become a larger and greater intellect.”

“Just me? What about everyone else?”

“There is no one else,” I said. “In this universe, there’s just you, and me.”

You stared blankly at me. “But all the people on earth…”

“All you. Different incarnations of you.”

“Wait. I’m everyone!?”

“Now you’re getting it.” I said, with a congratulatory slap on the back.

“I’m every human who ever lived?”

“Or who will ever live, yes.”

“I’m Abraham Lincoln?”

“And you’re John Wilkes Booth, too.” I added.

“I’m Hitler?” you said, appalled.

“And you’re the millions he killed.”

“I’m Jesus?”

“And you’re everyone who followed him.”

You fell silent.

“Every time you victimized someone,” I said, “You were victimizing yourself. Every act of kindness you’ve done, you’ve done to yourself. Every happy and sad moment ever experienced by any human was, or will be, experienced by you.”

“Why?” You asked me. “Why do all this?”

“Because someday, you will become like me. Because that’s what you are. You’re one of my kind. You’re my child.”

“Whoa.” you said, incredulous. “You mean I’m a god?”

“No. Not yet. You’re a fetus. You’re still growing. Once you’ve lived every human life throughout all time, you will have grown enough to be born.”

“So the whole universe,” you said. “It’s just…”

“An egg of sorts.” I answered. “Now it’s time for you to move on to your next life.”

And with that, I sent you on your way.

http://creepypasta.wikia.com/wiki/An_Egg

Colombia: Cali e Ipiales

Cali

De nuevo toc√≥ llegar temprano a otra ciudad, pero sale genial viajar de noche porque te ahorras una noche en hotel/hostel/etc, y porque se siente menos el viaje ūüėõ

Esta vez me quedaba con Ivania en un cuarto que encontré en Airbnb. De Cali no había buscado nada que ver o hacer, así que aproveche a trabajar un poco, descansar y nadar en la alberca que tenían en el conjunto de departamentos. No estuvo mal, porque de todo el viaje fue el lugar donde mas calor hacia y salir a la calle implicaba regresar empapado de sudor. Aprovechaba las noches para ir a buscar que comer cerca y caminar un poco por los alrededores.

Seguro que hay cosas que ver en Cali, pero¬†fue mas como un punto intermedio entre Medell√≠n e Ipiales.¬†Pase 2 d√≠as aqu√≠ antes de tomar un autob√ļs (de nuevo por la noche) para ir a Ipiales.

Ipiales

Este lugar estaba en mi ruta por dos razones: primero, está casi en la frontera con Ecuador, y segunda, por el Santuario de las Lajas, un lugar que desde que planeaba la ruta lo vi y me dije que tenía que verlo en persona.

Ipiales es un lugar chico, as√≠ que solamente hab√≠a encontrado una habitaci√≥n en un hotel donde poder quedarme.¬†Para variar, llegu√© de madrugada, as√≠ que tom√© un taxi de la terminal al hotel, en el que por suerte me pudieron recibir y dar una habitaci√≥n aunque no era la hora del check-in. Como era muy temprano me dorm√≠ un par de horas y luego me di un ba√Īo y me fui a la terminal para tomar un taxi colectivo a el santuario.

El camino es rápido y muy lindo, con mucho verde y un ambiente fresco. Llegando, antes de comenzar a bajar entré a un restaurante a comer algo y comprar una botella de agua, ya que iba a hacer falta para el camino. La bajada es sencilla, y el paisaje se disfruta mucho con cascadas a lo lejos y tanto árbol, además de ocasionales lugares para sentarse a descansar y tomar fotos.

De pronto, al dar una vuelta aparece el santuario, y wow, uno se queda con la boca abierta de lo impresionante que es. Estuve caminando en los alrededores, bajando casi hasta el río, llendo por un camino enlodado (la entrada aquí estaba cerrada, pero todos se estaban brincando por un lado jaja) y disfrutando mucho del lugar.

Estuve un par de horas ah√≠ y luego me regres√© a Ipiales, como a√ļn quedaban varias horas al d√≠a me fui a un centro comercial a comer algo y me met√≠ a ver una pel√≠cula al cine. Acabando la pel√≠cula regres√© caminando al hotel, prepare las mochilas para el d√≠a siguiente que cruzar√≠a la frontera y me dorm√≠.

Al d√≠a siguiente me despert√© temprano, desayun√© lo que me dieron en el hotel y me fui caminando a la terminal de autobuses, donde tomar√≠a otro taxi al puente Rumichaca que est√° justo en la frontera de Colombia y Ecuador, y despu√©s de un ratito y unos tramites r√°pidos, ya estaba en Ecuador ūüôā

Colombia: Medellín

Al comienzo no ten√≠a pensado ir a Medell√≠n, cre√≠a que me desviaba un poco de la ruta que necesitaba, pero¬†no pas√≥ ni un d√≠a que alguien me dijera: “tienes que ir a Medell√≠n”, y pues hay que hacer caso de esas cosas. Para suerte m√≠a, mientras estaba en Bogot√° hab√≠a recibido un mensaje de Daniel en Couchsurfing dici√©ndome que si iba para all√° pod√≠a quedarme en su casa, y con mucho gusto acept√© su ofrecimiento. Llegu√© por la ma√Īana, con una vista privilegiada pues es un valle y el¬†autob√ļs va bajando dando vueltas alrededor, el clima¬†hacia que hubiera un poco de neblina lo cual solo hac√≠a¬†que todo se viera hermoso.

Llegando pregunt√© como ir al metro, pues qued√© de ver a Daniel en una de las estaciones, por suerte estaba justo a la salida de la terminal y fue f√°cil llegar. Tuve que esperar un poco para poder subir con mis mochilas, pero despu√©s de un rato llegu√© a la estaci√≥n donde quedamos de vernos y nos encontramos fuera, y luego de los saludos y presentaciones,¬†fuimos a su casa para poder dejar mis mochilas y salir¬†a acompa√Īarlo a unos compromisos que ten√≠a.

Durante el camino me estaba explicando algunos proyectos que le gustar√≠a hacer, como un huerto p√ļblico en un terreno que tienen en el edificio con sus vecinos, y por lo cual justamente √≠bamos hacia el Jard√≠n Bot√°nico, pues iba a hablar con alguien de ah√≠ a ver si pod√≠a conseguir apoyo de alg√ļn tipo. Es un lugar muy bonito, mucha gente sentada en alguna parte leyendo o platicando, pero sin duda mi parte favorita fue el Orquideorama y el bosque tropical.¬†Saliendo le invit√© un vaso de guarapo, una bebida a base de ca√Īa de az√ļcar que es deliciosamente refrescante, y seguimos caminando, esta vez hacia la plaza minorista¬†para buscar algo de comer. La plaza minorista es como un mercado enorme, y como casi todos los mercados, tiene una zona de comida y la comida que nos sirvieron fue muy buena.

Hab√≠amos caminado la mayor parte del trayecto, as√≠ que est√°bamos ya algo cansados y decidimos regresar a su¬†casa para descansar y esperar a Cristina, su esposa. Cuando ella lleg√≥ estuvimos platicando otro rato y luego fuimos a buscar algo para hacer de cenar. Me gust√≥ mucho estar con ellos, son buenas¬†personas, y la din√°mica que tienen con los vecinos es interesante, donde de repente las puertas est√°n abiertas y los ni√Īos de otros departamentos van y vienen en sus juegos, ¬°muy divertido!

Al día siguiente salimos temprano Daniel y yo (Cristina había salido antes a su trabajo) porque tenía ganas de ir a conocer una pantalla de agua que había visto. Empezamos a bajar caminando al lugar donde estaba, y justamente antes de llegar nos topamos con otro lugar que fue de mis experiencias favoritas: el Museo Casa de la Memoria. No lo tenía contemplado, pero que lugar tan maravilloso.

Medellín es conocido en gran parte porque fue hogar y base de Pablo Escobar, aquél famoso narcotráficante, además de que Colombia tiene/tuvo cierta fama de ser muy inseguro por las FARC y lo relacionado a eso. Este museo intenta hacer ver a los visitantes que la violencia en Medellín existe desde antes y sigue existiendo después de estos hechos, que las causas tienen raíces mas profundas, y lo que se esta haciendo para mejorar la situación. Nos explicaron las migraciones que ha tenido desde y hacia, lo que han causado, los distintos grupos militantes que han existido, los parques biblioteca (!una idea increíble!) y muchas más cosas. Al final resultó que la pantalla de agua estaba apagada, pero el museo valió la pena.

Después fuimos hacia el centro, entramos al Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia y saliendo pasamos por la Plaza Botero, donde esperamos de nuevo a Cristina para irnos a buscar algo de comer y luego ir a otra zona a visitar a los papás de Daniel. De ahí sugirieron ir al estadio, la zona alrededor donde hay instalaciones deportivas y mucha actividad por la noche. De camino pasamos por un supermercado a comprar unas cervezas para tomarlas mientras caminábamos. Para terminar ese día me llevaron a conocer el Parque del Periodista, donde estuvimos tomando cervezas un rato hasta que decidimos que estábamos lo suficientemente cansados como para ir a casa a descansar.

Para mi √ļltimo d√≠a en Medell√≠n no ten√≠a nada planeado, en parte estaba un poco cansado de la caminata de los d√≠as pasados y quer√≠a descansar un poco pues en la noche part√≠a a Cali y era un viaje de alrededor de 12 horas, as√≠ que¬†me la pase platicando con Daniel y Cristina y jugando un poco con los ni√Īos de los departamentos cercanos. Por la noche, despu√©s de despedirme, un vecino del lugar me llev√≥ a la terminal de autobuses y de listo, ¬°a Cali!

Colombia: Bogot√°

Ten√≠a muchos a√Īos planeando este viaje en mi cabeza. La principal raz√≥n (y el porque escog√≠ los paises a visitar) es¬†porque ten√≠a muchas ganas de conocer en persona a varios de mis amigos que conoc√≠ hace a√Īos (entre 8-13, apr√≥ximadamente)¬†de internet.

El viaje comenzó el 1 de julio viajando de la Cd. de México a Bogotá, Colombia. El viaje fue rápido y sin complicaciones, así como la llegada al aeropuerto. Ahí me estaban esperando Kelly con su novio Andrés, nos saludamos, abrazamos, emocionamos y luego fuimos a comer una hamburguesa (¡estaba muy buena!) y seguir platicando un rato.

Después fuimos a tomar el transmilenio que me llevaría a el lugar donde pasaría la primer noche, al norte de Bogotá, con Chela, a quien había contactado en el sitio de Couchsurfing. Fue mi primera experiencia usando este sitio, el cual conocía desde hace tiempo, y puedo decir que es de las mejores cosas que se pueden hacer mientras viajas. Conoces nuevas personas, usualmente alguien del lugar que estás visitando, por lo que pueden ayudarte con consejos sobre que ver, a donde ir o no ir, y sobretodo da una oportunidad de conocer mejor la cultura del lugar.

Chela me recibió de forma muy amable, estuvimos platicando un rato sobre el cómo decidí empezar el viaje y sobre otras de sus experiencias con couchsurfers, y luego me dijo que tenía unos boletos para un concierto en un teatro cercano, que si quería ir. ¡Obviamente le dije que si! El teatro es un lugar muy bonito y el concierto estuvo maravilloso, un pianista ruso y un cantante colombiano. Definitivamente una gran manera de empezar el viaje.

Al día siguiente salí temprano para ir a Zipaquirá, a casi una hora de camino de Bogotá. La razón es que en mi investigación previa de lugares que quería visitar, estaba la Catedral de Sal, un lugar hermoso. Llegar es bastante fácil, de la terminal Norte del transmilenio salen unos autobuses que van a la ciudad, y solo debes decirles que vas a la catedral para que te dejen en un lugar cercano y te indiquen hacia donde caminar. El camino no es largo, y puedes pasar por la plaza del centro de la ciudad, que es muy bonita. Subir a la entrada de la catedral me costó un poco por la falta de ejercicio, pero no es pesado y solamente sigues unas indicaciones a lo largo del mismo. Llegando hay que comprar la entrada, hay distintos modos, yo me fui por el que incluía la entrada a la catedral, un espectáculo de luces dentro, un museo de la sal y el camino del minero, que era para conocer como hacían el trabajo los mineros en épocas pasadas. El lugar es muy bonito e interesante, te muestran las diversas etapas que ha tenido la refinería y la catedral como tal.

Hab√≠a quedado con Chela de que la iba a invitar a cenar, as√≠ que empec√© el camino de regreso antes de que se hiciera muy noche. Llegue a su casa y salimos a buscar Ajiaco aun lugar cercano, pero estaba cerrado y nos fuimos a una plaza cerca al √°rea de comida r√°pida. El ajiaco es una delicia, pero es un plato grande, y comet√≠ el “error” de pedirlo junto a una Bandeja Paisa, otro platillo enorme y¬†no me pude terminar los dos, pero guard√© lo que sobr√≥ para desayunar al d√≠a siguiente, en el cual ver√≠a a Karen, otra de mis amigas.

Ese día comenzó saliendo temprano de casa de Chela, ya que ella iba a salir de la ciudad un par de días y yo a quedarme en el departamento de Karen por 2 noches, antes de partir a Medellín. Ella salía tarde del trabajo, y yo al estar cargando mis mochilas no tenía muchas ganas de estar caminando por la ciudad, así que me fui a un centro comercial cercano y me la pase el día viendo películas en el cine. Por la tarde ella pasó por mi y fuimos a dejar mis cosas a su depa antes de salir a caminar un rato por la zona de fiesta y a tomar unos tragos con ella y su novio.

Al d√≠a siguiente salimos a caminar al centro, no recuerdo el nombre de la¬†calle, pero es¬†una que es mayormente peatonal, por lo que nos topamos con muchos vendedores de todo tipo, bandas de m√ļsica de distintos¬†g√©neros, mesas donde jugaban ajedrez, etc.¬†Creo que el d√≠a era s√°bado, y me dijeron que en domingo es cunado hay mas actividad ahi, pero a√ļn as√≠ hab√≠a muchas cosas para ver. Pasamos por un mercado donde vend√≠an artesan√≠as, pero no quise comprar nada porque a√ļn me quedaban casi los dos meses de viaje por delante y no quer√≠a cargar mucho.¬†Parte de la idea era que ten√≠a ganas de subir al cerro Monserrate, pero al final caminamos tanto que acab√© muy cansado, as√≠ que pasamos a comer algo¬†y seguimos caminando un rato, hasta que ya no pudimos m√°s. √ćbamos a regresar todos a casa de Karen, pero al final me qued√© yo en otro lado porque iba a ver a Kelly y su novio de nuevo.

La vi en una estaci√≥n del transmilenio y fuimos¬†por caf√© y pan, ah√≠ estuvimos platicando un rato y luego nos salimos a caminar por la zona. Era cerca del estadio de f√ļtbol, as√≠ que dimos la vuelta por un lado y luego nos metimos a otras calles, √≠bamos buscando una librer√≠a y platicando. Andaba ya algo cansado de la caminata de antes, pero hab√≠a que aprovechar, ya que al d√≠a siguiente part√≠a hac√≠a Medell√≠n. Llegamos a la librer√≠a y despu√©s de un rato curioseando, le dije que escogiera un libro para regal√°rselo de recuerdo ūüėÄ Terminando ah√≠ nos regresamos caminando, me dejaron en la estaci√≥n del transmilenio y me fui a casa de Karen.

El¬†√ļltimo d√≠a en Bogot√° ten√≠a que ir a la terminal de autobuses a comprar mi pasaje, ya que no me dejaba comprarlo por internet. Tambi√©n hab√≠a contactado con Johanna, una chica de Couchsurfing, que aunque no pudo alojarme, me dijo que pod√≠amos salir a tomar un caf√© si ten√≠a tiempo, as√≠ que antes de ir a la terminal pase a una parque donde nos ver√≠amos para platicar. Es una chica muy buena onda y con muy buena actitud, estuvimos platicando de viajes pasados y futuros y para mi buena suerte, cuando nos desped√≠amos, me dijo que ella viv√≠a por la zona de la terminal y que me llevaba, ¬°genial! Me dej√≥ en la terminal, compre mi pasaje y me sal√≠ a caminar un rato por la zona para llegar a la estaci√≥n m√°s cercana para regresar a casa de Karen por mis maletas y entonces listo, salir a Medell√≠n.

Personajes en los eSports

Estoy viendo el torneo de CS:GO en Dreamhack y han estado pasando perfiles de algunos jugadores, lo que me hizo recordar algo similar que hizo Valve para The International 5.¬†Aqu√≠ dejo algunos de mis favoritos, creo que son muy buenos pues todos tienen en com√ļn la pasi√≥n, esfuerzo y dedicaci√≥n que los jugadores ponen en su trabajo, y a veces el como les ha cambiado la vida.

BigDaddyN0Tail (Dota 2)

SumaiL (Dota 2)

s4 (Dota 2)

FalleN (CS:GO)

Olofmeister (CS:GO)

Hay mas videos de perfiles de CS:GO en el canal de Valve y de Dota 2 en el canal de Dota 2.